Irma dañó 4.288 casas en La Habana, con 157 derrumbes totales y 986 parciales

(EFE).- Un total de 4.288 viviendas resultaron dañadas durante el paso del poderoso huracán Irma por La Habana, donde ocurrieron 157 derrumbes totales y 986 parciales, según reportes oficiales preliminares publicados este miércoles en la prensa de la Isla.

En la capital cubana se contabilizaron al menos 818 techos derruidos y afectaciones en otros 1.555, informó el estatal diario Granma en su reseña sobre una reunión del Consejo de Defensa habanero a la que asistieron altas figuras del Gobierno, el gobernante Partido Comunista (PCC) y las Fuerzas Armadas.

“Ante esta situación se están restaurando las cubiertas de los edificios, en caso de las afectaciones de este tipo; y ya comenzaron a acondicionarse dos locales, uno en el municipio habanero de Arroyo Naranjo y otro en La Lisa, con el objetivo de albergar a familias damnificadas”, señaló Granma.

El reporte no precisa las zonas donde están ubicadas las viviendas dañadas, pero las áreas más afectadas por el huracán fueron las barriadas del Vedado, Centro Habana, Habana Vieja y Miramar, en las que el mar entró hasta casi 300 metros tierra adentro.

Centro Habana y Habana Vieja, ambas en la zona fundacional de la ciudad, poseen además un gran número de viviendas antiguas y en mal estado en su construcción.

De las diez personas que murieron en Cuba como consecuencia del huracán, la mayoría perdió la vida debido a derrumbes

De las diez personas que murieron en Cuba como consecuencia del huracán, la mayoría perdió la vida debido a derrumbes.

Irma azotó a la capital la tarde noche del sábado pasado y sus vientos huracanados provocaron también serias afectaciones en el servicio eléctrico, con postes y cables caídos, por lo que muchas áreas capitalinas permanecen sin electricidad ni agua desde hace más de 72 horas.

En La Habana además se han habilitado nueve centros de elaboración de alimentos en ocho municipios capitalinos, “para garantizar a precios módicos el abastecimiento, principalmente de las familias albergadas”.

La cobertura médica también se ha garantizado y el sistema de salud “continúa esforzándose en la prevención de epidemias”, indicaron las autoridades provinciales.

En La Habana aún quedan cientos de árboles caídos, algunos entorpeciendo el tráfico en medio de transitadas vías de acceso como la avenida Tercera de Miramar y otros encima de postes y cables eléctricos.

Las calles más próximas a la costa todavía tienen piedras y arena arrastradas por el mar, y en las aceras se pueden ver colchones, ropa y electrodomésticos al sol.

Fuente:14ymedio