Condenan a estadounidense que viajó a Cuba 54 veces por turismo sexual

El estadounidense David Frank Strecker, de 66 años, fue condenado a cinco años de prisión por publicar contenido pornográfico en Internet, e incitar de esta forma al turismo sexual en países como Cuba y Costa Rica.

Durante los años 90, Strecker visitó Cuba unas 54 veces en busca de “jineteras”, un sector en auge con el llamado Periodo Especial. Más tarde, comenzó a viajar con el mismo propósito a Costa Rica, posteando en su web “Cubadave” los lugares donde se podía pagar por sexo en ese país. 

El Tribunal Penal del Primer Circuito Judicial de San José (Costa Rica) dictó sentencia sobre el acusado el pasado miércoles, al hallarlo responsable de un delito de turismo sexual, en la primera condena de este tipo en el país.

“Entre enero y antes del 4 de setiembre de 2015, el acusado publicó fotos y vídeos de lugares donde se promueve la prostitución en Costa Rica, utilizando las cuentas que generó en los sitios de Internet”, dice un comunicado de las autoridades judiciales costarricenses.

A sabiendas de que se trataba de un delito, “Dave” realizó invitaciones en sus cuentas sociales para que extranjeros visitaran Costa Rica, señalando que únicamente se debía traer dinero para encontrar “satisfacción sexual”. Igualmente, publicó fotografías de mujeres en ropa interior en habitaciones, bares y lugares que son visitados para el ejercicio de la prostitución.

La web fue denunciada el 23 de junio de 2014 a la Fundación Rahab, organización no gubernamental que lucha contra la trata de personas y el comercio sexual, la cual alertó posteriormente al Ministerio Público.

Según reporta el diario Miami New Times, Strecker cambió de destino sexual de Cuba a Costa Rica cuando la administración Bush empezó a vigilar los viajes de estadounidenses a la isla. 

En Cuba, el acusado aparece acompañado en fotos por jóvenes en Santa Fe, La Habana; San Antonio de los Baños, Artemisa; Matanzas (aquí en una escuela secundaria); Santa Clara y Nuevitas y Camagüey.

La nueva cláusula del gobierno costarricense señala que “será sancionado con pena de prisión de cuatro a ocho años, quien promueva o realice programas, campañas o anuncios publicitarios, haciendo uso de cualquier medio para proyectar al país a nivel nacional e internacional como un destino turístico accesible para la explotación sexual comercial o la prostitución de personas de cualquier sexo o edad”.

Fuente: Cibercuba