Martín Castro, el hermano olvidado de Fidel Castro

 

Martín Castro, uno de los hermanos de Fidel Castro, sale a relucir con la noticia de la muerte de Fidel Castro.

Es un anciano de 87 años que vive al este de La Habana. Un hombre al que no le impresionan ni los discursos ni los lujos. Quizás nunca supo de riquezas ni de abolengos. Le dejaron en claro muy bien que era a todo dar un medio hermano. Martín nunca fue Ruz, tuvo que conformarse con ser sólo Castro.

Martín Castro vive muy tranquilo, en una casa más que modesta, junto con sus dos hijos y sus nietos. Saluda con la tranquilidad de quien no tiene que poner a salvo millones de dólares en bancos extranjeros. No tiene riqueza alguna que perder que no sea la tranquilidad de su familia.

Sabe salir airoso y comportarse como un hombre educado, de esos que no dice palabra negativa de nadie, sea familia o no, y por eso asegura que veía poco a Fidel porque no le gusta viajar mucho.

Cuando lo recuerda, repite la anécdota de cuando Fidel era niño, como si alguien le hubiese advertido que lo mejor era sólo mencionar esa etapa de inocencia y de niñez: “‘El cogía un caballito que tenía, ¿cómo se llamaba? ¡Careto! ¡Careto se llamaba! Y andaba pa’ aquí, pa’ allá. Y después cogía su riflecito y tiraba tiros (en el campo). Esto es lo que más le gustaba”.

“Donde quiera veo a la gente llorando, la mitad del pueblo está llorando”, dijo a The Associated Press sentado en una mecedora mientras mira el homenaje nacional a su famoso hermano. “El pueblo ha respondido bien”, aseguró.

Martín Castro no acudió a los funerales, pero lo está siguiendo por la televisión.

Con información de Associated Press.

Por 

Fuente:miamiactualidad