Los cubanos se ven a sí mismos en ‘Desayuno con Tiffany’

LA HABANA, Cuba.- En busca de una historia de amor imposible, el colombiano Andrés Molano, profesor universitario de lenguaje audiovisual, invitó a sus alumnos del tercer semestre de Comunicación para crear un guion que se deslizara con éxito entre lenguaje de la violencia y acción del cine colombiano.

Andrés confiesa que la idea no atrajo a sus estudiantes hasta que terminaron el cortometraje de 14 minutos Desayuno con Tiffany, un título evocador de la comedia norteamericana Desayuno en Tiffany´s.

Cuando este primer cortometraje de Andrés Molano formo parte de los 24 seleccionados para competir en el 38 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, ya su propuesta cinematográfica había sido exhibida en los cinco continentes, estrenada en el Festival de Cine de Montreal, seleccionado en Cannes por la sección de Short Film Corner para su comercialización y recibido cuatro premios internacionales.

En breves declaraciones concedidas a CubaNet, Molano dijo: “En el Festival de La Habana nos sentimos como cerrando el ciclo de dos años en los que hemos participado en 24 festivales internacionales, y logrado cuatro premios”.

El guion de Desayuno con Tiffany desarrolla una historia que a decir de su director se cuenta en el desenlace. Cada espectador se imagina su propia historia de amor, en un ambiente marginal que identifica a los cubanos con la fotografía del filme, utilizada en la mayor parte del filme como técnica narrativa.

La selección del cartel del filme para el concurso de carteles dentro del mismo festival, fue otra de las sorpresas que recibió Andrés Molano, quien confiesa que para su elaboración tuvieron en cuenta las expresiones narradas en el cortometraje por la actriz Raquel León y el actor William Aguirre, personajes principales de la trama.

“Y la taza de café, no podía faltar la tasa de café en centro”, dice para confirmar su participación en el diseño del cartel, original de su hermano publicista.

Fuente:cubanet