La Habana Vieja, territorio de internet

Luz Escobar

Unas lucecitas parpadean en la sala de Julián, vecino de la calle San Ignacio entre Teniente Rey y Amargura, en La Habana Vieja. Esta semana le entregaron un router para conectarse a internet, dentro de la prueba piloto que se lleva a cabo en el municipio. Sin embargo, el anciano no tiene computadora y no ha logrado entrar en la gran telaraña mundial.

La Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (Etecsa) eligió a 2.000 usuarios en los consejos populares Catedral y Plaza Vieja para un experimento gratuito de conectividad a la web desde los hogares. El requisito para formar parte ha sido contar con una línea de teléfono fijo, pero muchos residentes no poseen la tecnología para disfrutar del servicio.

“Lo dejo encendido siempre para que no me coja humedad”, aclara Julián sobre el aparato cuyos leds titilan en su modesta vivienda. El anciano sueña con que ofrezcan también “facilidades de pago” para adquirir una laptop, tal y como se hizo “con la compra del refrigerador”.

Hasta el momento navegar desde las casas era un privilegio reservado a los altos funcionarios, profesionales muy confiables y extranjeros residentes en Cuba. Las conexiones se establecían a través del anticuado método de dial-up, pero la nueva prueba se realiza con líneas ADSL, más rápidas.[[QUOTE:El requisito para formar parte ha sido contar con una línea de teléfono fijo, pero muchos residentes no poseen la tecnología para disfrutar del servicio]]Para Julián, el principal beneficio es conectarse con su familia radicada en el extranjero, aunque reconoce que “en realidad me da lo mismo tener internet que no tenerla”.

La experiencia de Liensey Martínez, un joven vecino de la calle Teniente Rey entre San Ignacio y Cuba, es diferente. Tiene una computadora y asegura que el router, marca TP-Link que le han entregado, le permite hacer también una red wifi doméstica para enlazar una tableta o un móvil.

“La conexión funciona bien, a veces se pone lenta, pero casi nunca se congela”, describe Martínez, quien en su casa tiene un negocio privado de rentar habitaciones a turistas. “Nos beneficia mucho porque hacemos casi todas las reservas por internet y ahora es más cómodo. Antes teníamos que ir al hotel Plaza o a una zona wifi”, recuerda.

El emprendedor detalla que la prueba piloto incluye 30 horas de navegación gratuita durante el mes de enero y una cantidad similar en febrero. No obstante, “también puedo entrar con mi cuenta de navegación Nauta usando mi nombre de usuario y contraseña” y consumir el saldo depositado en ese servicio.

A partir del 28 de febrero el experimento concluye, pero no se han hecho públicas las tarifas que tendrán los paquetes por horas de navegación. “La gente comenta que habrá paquetes de 30, de 60 y de 100 pesos convertibles en dependencia de las horas pero eso son solamente rumores que nos llegan”, aclara Martínez.[[QUOTE:Cuba es uno de los países del mundo con menor tasa de penetración de internet y desde julio de 2015 el monopolio estatal de telecomunicaciones ha habilitado puntos públicos de conexión wifi]]La Habana Vieja es uno de los municipios con más zonas wifi del país, una buena parte de ellas ubicadas en los hoteles y también otra en la esquina de la céntrica calle Obispo y San Ignacio. Pero la conexión desde esos puntos sigue siendo cara para la mayoría de los bolsillos, a pesar de que recientemente Etecsa rebajó el precio de una hora de navegación por internet, de 2 CUC a 1,50, en un país donde el salario medio mensual apenas supera el equivalente a 25 CUC.

Cuba es uno de los países del mundo con menor tasa de penetración de internet y desde julio de 2015 el monopolio estatal de telecomunicaciones ha habilitado puntos públicos de conexión wifi, que en la actualidad suman más de 200 en todo el país. Según cifras oficiales en esas zonas se conectan unos 250.000 usuarios diarios.

En las últimas semanas se han instalado también antenas para la conexión inalámbrica en varios lugares del malecón habanero y la perspectiva de la empresa es extender el servicio a todo el perímetro de la cinta costera. Ya están operativas las zonas wifi del Hola Ola, La Piragua, 12 y malecón, 3ra y B y la Fuente de la juventud.

Sin embargo los ojos están puestos en La Habana Vieja. Los cubanos aguardan porque 2017 sea el año en que finalmente puedan convertirse en internautas.

Fuente:14ymedio