Disminuye ventaja de Trump en Pennsylvania

El margen de victoria del presidente electo Donald Trump en Pennsylvania ha ido disminuyendo a medida que más condados terminan de contar sus votos según publica el diario Mundo Hispánico.

Un conteo actualizado hasta el viernes por las autoridades electorales muestra que la ventaja de Trump sobre su rival demócrata Hillary Clinton ha bajado de 71.000 a 49.000 votos.

Ello equivale a 0,8% de los 6 millones de votos depositados, cerca del 0,5% requerido en las leyes de Pennsylvania para que se ordene automáticamente un recuento a nivel estatal. La victoria de Trump en Pennsylvania fue crucial para su triunfo en los comicios presidenciales.

Pennsylvania es uno de los tres estados en los que la candidata presidencial del Partido Verde Jill Stein solicitó un recuento.

La ventaja de Trump en Pennsylvania bajó luego de que los condados terminaron de contar los votos emitidos por expatriados y resolvió las impugnaciones.

Por esa razón algunos simpatizantes del presidente electo Donald Trump trataron el viernes de detener o evitar legalmente que se realicen recuentos electorales en Michigan, Pennsylvania y Wisconsin, menos de dos semanas antes de que los estados tengan que terminar las tareas a fin de cumplir con una fecha límite federal para certificar los resultados de la elección.

Las acciones legales con las que quieren bloquear o parar los recuentos en los tres estados que Trump ganó por pequeño margen podrían causar atrasos que podrían hacer muy difícil o imposible terminarlos a tiempo. Aún si los recuentos se concretaran, no se prevé que uno de éstos otorgue a la demócrata Hillary Clinton suficientes votos como para resultar ganadora.

Los recuentos fueron pedidos por la candidata presidencial del Partido Verde Jill Stein, quien dice que son necesarios para asegurar que las máquinas electorales no fueron hackeadas, aunque no hay evidencia de que así fuera. Los detractores de los recuentos dicen que Stein solo está tratando de recaudar dinero, hacerse fama y crear una base de donantes.

“Nuestra meta no es cambiar el resultado de la elección”, dijo Stein en un comentario publicado el jueves. “Es asegurar la integridad y veracidad de los votos”.

Wisconsin es el único estado que está volviendo a contar los votos. Comenzó el jueves, y uno de sus 72 condados había terminado la tarea el viernes, sin que Clinton ganara un solo voto sobre Trump. Clinton perdió ante Trump en Wisconsin por cerca de 22.000 votos, o menos de un punto porcentual.

Dos organizaciones en pro de Trump, Great America PAC y Stop Hillary PAC, junto con el votante de Wisconsin Ronald R. Johnson, apelaron a la corte el jueves para tratar de detener el recuento. Pidieron una orden temporal de restricción en una corte federal para detener inmediatamente el recuento mientras el tribunal considera su demanda.

Pero el juez de distrito James Peterson denegó la moción el viernes, y dijo que no había inconvenientes para permitir que proceda mientras el estado prepara argumentos en su defensa.

La demanda dice que Wisconsin está en violación del fallo de la Corte Suprema llamado Bush Vs. Gore, del 2000, debido a que no tiene estándares uniformes para determinar qué votos deberían de ser incluidos en un recuento. También argumentan que amenaza el derecho al debido proceso porque no podría ser finalizado para la fecha cuando se tienen que certificar los votos, lo que pone en peligro los votos electorales de Wisconsin. Si los estados no cumplen con la fecha límite, el Congreso emitiría sus votos electorales.

Por otra parte Donald Trump dijo que apoya la finalización del polémico oleoducto Dakota Access en la región central, una política que, según un portavoz, no está vinculada a las inversiones que el presidente electo tiene en una sociedad que construe el proyecto de 3.800 millones de dólares.

En un memorándum enviado a simpatizantes de Trump, el portavoz Bryan Lanza dijo que el respaldo del presidente electo a la finalización del oleoducto cerca a la reservación india en North Dakota “no tiene nada que ver con sus inversiones personales” y está basado en política.

La agencia de noticias AP obtuvo una copia del memorándum.Documentos que Trump entregó a autoridades federales muestran que él es dueño de una pequeña cantidad de acciones en Energy Transfer Partners, con sede en Texas, la constructora del oleoducto, y al menos 100.000 dólares en Phillips 66, dueña de una cuarta parte del oleoducto.

La portavoz de Trump, Hope Hicks, dijo que entiende que el presidente electo recientemente vendió sus acciones en Energy Transfer Partners pero no dio detalles.

También este día el congresista de Pennsylvania Lou Barletta dijo que está en pláticas con el presidente electo Donald Trump sobre el puesto de secretario del Trabajo.

El republicano lleva tres periodos como legislador y tiene una línea dura contra la inmigración. Barletta dijo que hablará con su familia sobre el puesto el fin de semana, aunque, recalcó que todavía no le ofrecen el empleo.

Una colaboradora del presidente electo dijo que las autoridades judiciales del nuevo gobierno podrían continuar las investigaciones en torno al caso a los correos de Hillary Clinton aunque Donald Trump ha manifestado que prefiere no seguir indagando en el tema.

Kellyanne Conway, quien era manager de campaña de Trump, dijo el viernes en Good Morning America de la cadena ABC que las autoridades y el Congreso “tal vez quieran revisar” el tema.

Fuente:miamiactualidad