Cuba vuelve a pedir milagros a San Lázaro

LA HABANA, Cuba.- Este año los devotos de San Lázaro asisten al Santuario Nacional del Rincón con la incertidumbre a cuestas. La desaparición física de Fidel Castro y el raro avance de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, matizado de forma negativa por la victoria presidencial de Donald Trump, aumentan las interrogantes del futuro próximo de los cubanos.

El mayor sacrificio en el pago de promesas a un santo se describe cada año en el camino de cuatro kilómetros que recorren más de 300 mil cubanos en el mes de diciembre, hacia el Santuario Nacional de San Lázaro para esperar el día 17. No pocos concurren en busca de un milagro que en el contexto social no logran.

La devoción de los cubanos por San Lázaro encierra promesas de sacrificios al santo que mezcla en la identidad de San Lázaro Obispo, al mendigo de la parábola del Evangelio de San Lucas y Babalú Ayé en su versión sincrética.

La disposición de prometer sacrificios por un milagro encierra las necesidades de los cubanos que piden salud, prosperidad, emigrar o una casa donde vivir. Una imagen natural de los puntos torcidos de la realidad dentro de la isla.

Así se ha comportado la asistencia de peregrinos al santuario de El Rincón (Foto: Augusto C. San Martín)

Así se ha comportado la asistencia de peregrinos al santuario de El Rincón (Foto: Augusto C. San Martín)

La durante el 2014 y 2015 el templo católico recibió la visita de más de un millón de devotos. Este año, hasta el día 13 de diciembre, se registró la cifra de 74 211, que debe aumentar una vez pasada los días de celebración.

En entrevista concedida a CubaNet por Sergio Cabrera, rector del Santuario Nacional de San Lázaro, ubicado en el poblado de El Rincón, Santiago de Las Vegas, el religioso explicó que los datos confiables de las visitas al santuario se tienen a partir del 2010, fecha en que la Iglesia tomó parte en las estadísticas, llevadas por un centro estatal de estudios sociológicos.

Sobre las peticiones de los devotos, el padre Cabrera dijo: “El tema de la salud está muy asociado a la figura de San Lázaro. No solamente enfermedades óseas o dermatológicas sino la salud en sentido general (…) Cuando yo converso con la gente, cuando me dicen que han pedido que necesitan, van por dos líneas, salud y que haya paz en la familia; que haya tranquilidad, prosperidad”.

Los devotos cubanos asumen de forma peculiar promesas que no pueden dejar de cumplir con “El viejo”, como también le llaman. Oscar, un carpintero de 56 años, confesó a CubaNet que su salud no es buena pero tiene que llegar caminando hasta El Rincón.

“Yo le pedí el año pasado que mi hijo pudiera salir del país y me lo concedió (…) Estaba desesperado, si mi hijo seguía aquí iba a caer preso”.

Ana Laura y su novio, dos estudiantes, no tiene la certeza de que van a obtener la intercepción del “milagroso”, pero entre risas dicen que pagarán cualquier promesa “si San Lázaro nos saca antes que quiten la Ley de Ajuste Cubano”.


Fuente:cubanet